Desde siempre México ha sido catalogado como un fresco y fuerte destino de inversión, sin embargo, a raíz de la pandemia de Covid-19, la guerra comercial entre Estados Unidos y China y el poco abasto de combustibles en el gigante asiático esta aseveración se ha reafirmado ya que muchas empresas han buscado nuevos destinos de inversión lejos de Asia y nuestro país se ha convertido en esa primera opción.

¿Por qué México?

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México es uno de los principales exportadores de equipos de tecnología de la información y las comunicaciones, una clara ventaja para esa nación a medida que avanzamos hacia la nueva década. También ha habido un mayor enfoque en la educación en ese país de América del Norte, en parte para aprovechar la mayor accesibilidad digital, y además está implementando mecanismos de apoyo para nuevos negocios. El Banco Mundial ha anunciado que México es el mayor exportador de bienes de alta tecnología de América Latina, lo que lo coloca a la par de los líderes mundiales en términos de desarrollo tecnológico.

Beneficios de hacer negocios en México

Proximidad. La cercanía geográfica a Estados Unidos simplemente hace que sea más fácil hacer negocios y las barreras del idioma son mínimas (la mayoría de la población mexicana habla inglés con fluidez).

Acuerdos comerciales. México ha logrado acuerdos comerciales estructurales con más de 45 países, lo que le da a sus mercados acceso a más del 50% del PIB mundial. Se prevé que el TLCAN, que será reemplazado por el Acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá, será respaldado por todas las partes. Hay acuerdos comerciales pendientes que permitirán el acceso al 60% de los mercados mundiales.

Inversión. El gobierno mexicano apoya y ha atraído inversionistas a la región, en parte debido a su estabilidad macroeconómica, una base de clientes próspera y un mercado laboral cada vez más calificado. En los últimos años, Estados Unidos se ha convertido en una de sus principales fuentes de inversión extranjera directa. Ahora, México está atrayendo a un número creciente de inversionistas en todo el mundo, lo que ha dado como resultado que el país se ubique en el puesto 15 del mundo en inversión directa.

Una economía diversa. El PIB de México comprende las industrias agrícola, industrial y de servicios, entre muchas otras, por lo que encontrar un socio tecnológico para, digamos, un proyecto de desarrollo de software será un proceso simple. El país también ha ampliado sus ofertas tecnológicas y se está centrando en formas de mejorar la eficiencia operativa empresarial y gestionar el riesgo.

Infraestructura. El gobierno mexicano ha invertido recientemente de manera significativa en infraestructura tecnológica, ofreciendo varios beneficios para las empresas que buscan establecer nuevas operaciones allí.

Un mercado interno en crecimiento. El nivel de vida en esta nación de 130 millones de ciudadanos ha mejorado notablemente desde el acuerdo del TLCAN de 1994, y los economistas pronostican que el crecimiento continuará hasta el punto en que se convertirá en el quinto mercado más grande del mundo para 2050.

Como en cualquier industria, si va a subcontratar cualquier parte de la producción comercial, es imperativo hacer la debida diligencia y realizar una investigación exhaustiva sobre cualquier socio potencial, pero es justo decir que una variedad de desarrollos se han combinado para hacer de México un país cada vez más opción atractiva, especialmente para las empresas de tecnología.

Con datos de: www.entrepreneur.com

 

X