En entrevista con El Economista, el comisionado para América Latina y el Caribe del Reino Unido dijo que también existe un gran interés en torno al nuevo T-MEC, en áreas como el comercio digital y la aplicación de tecnologías y métodos de la Industria 4.0.  

México y el Reino Unido han sido socios estratégicos durante casi 200 años. Es una relación histórica y consistentemente positiva, incluyendo en términos de comercio. Y ese éxito continúa hoy. Para dar una idea de que tan exitosa es nuestra relación, nuestro comercio bilateral fue de casi 113 mil millones de pesos, año a año hasta el tercer cuarto del año pasado y esto incluso considerando el impacto de la pandemia sobre los flujos comerciales bilaterales. 

Nuestra salida de la Unión Europea (UE) nos ha permitido crear una política comercial propia e independiente, con la cual estamos construyendo nuevas y ambiciosas relaciones alrededor del mundo. Hemos firmado nuevos acuerdos de libre comercio y de cooperación con 66 países y con la misma EU desde que salimos del bloque. Acuerdos que nos permitirán trabajar juntos para liberalizar nuestro comercio, derribar las barreras comerciales, y forjar alianzas aún más estrechas.

Esto por supuesto incluye a México, con quien tenemos una gran ambición como importante aliado, y un país lleno de oportunidades para empresas del Reino Unido. Estuve muy feliz cuando supe que el 15 de diciembre del 2020, el Reino Unido y México firmaron un tratado de continuidad comercial que brinda certeza a las empresas británicas y mexicanas que conforman nuestra relación de comercio. Desde una perspectiva arancelaria, este acuerdo preserva los beneficios para las empresas del Reino Unido y México en las industrias automotriz, farmacéutica, textil, agroalimentaria y manufactura: que son algunos de los sectores más relevantes para ambos países. 

Pero no estamos satisfechos con sólo eso. Como parte del acuerdo, también nos comprometimos a comenzar a negociar un nuevo y ambicioso acuerdo bilateral de libre comercio este año. Un acuerdo hecho a la medida para la relación futura del Reino Unido y México, reflejando la ambición y oportunidad de nuestro comercio bilateral. 

¿Cuáles son los principales sectores productivos que llaman la atención a los inversionistas y empresarios británicos en México?

Los inversionistas y las empresas del Reino Unido están interesados en oportunidades para llevar la experiencia del Reino Unido a México atendiendo la creciente demanda de soluciones tecnológicas desde fintech hasta Edtech y Medtech), y a áreas de la economía donde vemos oportunidades de cadena de suministro. Existe un gran interés en torno al nuevo T-MEC en áreas como el comercio digital y la aplicación de tecnologías y métodos de la Industria 4.0. También están analizando detenidamente cómo pueden ayudar a las empresas mexicanas a avanzar en la cadena de valor proporcionando servicios cibernéticos, de gestión de datos, automatización y relacionados con el Internet de las Cosas.

La inversión extranjera en México ha ido cayendo consistentemente en los meses recientes, ¿qué piensan los inversionistas y empresarios británicos sobre la razón de esta caída?

Como mencione anteriormente, México y el Reino Unido tienen una larga historia comercial. El Reino Unido es actualmente la octava fuente más grande de Inversión Extranjera Directa (IED) en México. Y a su vez, México es la tercera fuente más grande de IED para el Reino Unido desde las Américas, solo detrás de Estados Unidos y Canadá. Entre 2003 y 2019, la inversión del Reino Unido en México se ha traducido en aproximadamente 184 proyectos, que han creado más de 28,000 puestos de trabajo.

Si bien la pandemia del Covid-19 provocó la caída de los flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) en un 42% a nivel mundial en 2020, según datos de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), el flujo de IED de México sólo se contrajo un 8% el año pasado, colocando a México entre las naciones menos afectadas.

A pesar del adverso clima económico global, el Reino Unido sigue siendo líder como destino de inversión, manteniendo el primer lugar como el “destino más atractivo para la inversión extranjera directa en Europa”. El año pasado, 6 empresas mexicanas, con el apoyo del equipo local del Departamento de Comercio Británico, establecieron sus negocios en el Reino Unido, atrayendo más de 300 millones de libras (o 8 mil millones de pesos mexicanos) en inversión. 

Reino Unido tuvo una participación muy activa en el desarrollo de la Ley Fintech en México, como referente y como consejero, ¿cómo ve la evolución de la aplicación de esta ley?

Estamos muy orgullosos del modelo de colaboración creado entre México y Reino Unido en torno a la tecnología financiera (fintech). Damos la bienvenida a cómo los reguladores en México se han convertido en líderes regionales y globales, y estamos entusiasmados con las noticias recientes de que se están autorizando más plataformas fintech con modelos de negocios innovadores en México, lo que tendrá un impacto significativo en el ecosistema financiero mexicano.

También hemos observado un claro aumento en el interés de las empresas británicas en el mercado mexicano. Tomamos esto como una muestra de confianza en el ecosistema fintech local, que se ha visto fortalecido por la mayor certeza regulatoria.

¿Qué oportunidades ve Reino Unido en la integración económica de Norteamérica, especialmente en lo que se refiere a desarrollo tecnológico?

Vemos grandes oportunidades para las empresas del Reino Unido dentro de las cadenas de suministro centradas en la tecnología (y otras) que están altamente integradas en América del Norte. Creemos que la cooperación y la asociación es clave para que las empresas del Reino Unido y México puedan agregar aún más valor a los procesos de producción en los sectores de manufactura que se encuentran a lo largo de la frontera norte, y en el centro y sur del país.

Además, el 1 de febrero de 2021, el Reino Unido aplicó formalmente para unirse al Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífica (TIPAT). El TIPAT es una de las áreas de libre comercio más importantes del mundo, compuesta por 11 países, entre ellos México y Canadá. Esperamos que, con la adhesión del Reino Unido, los flujos comerciales entre el Reino Unido y todos los países del TIPAT, incluido México, aumenten a través de la apertura de nuevos mercados y cadenas de suministro, creando nuevas oportunidades para nuestros negocios. En particular, el TIPAT representa nuevas oportunidades para áreas comerciales modernas como la Tecnología y Digital, apoyando trabajos de alto impacto con alto valor agregado en México y el Reino Unido.

¿Cuáles son las vulnerabilidades que Reino Unido ve en el sistema político y económico de México que podrían ralentizar su desarrollo, especialmente en lo que respecta a la innovación tecnológica? 

Obviamente cada país cuenta con sus propios retos políticos, sociales y económicos muy particulares. Lo que sí puedo decir es que, durante los últimos años, el Reino Unido y México han colaborado para ayudar a impulsar el desarrollo, ya que creemos que un México fuerte y resiliente es de nuestro interés mutuo. Me he referido a nuestro apoyo al desarrollo de la Ley Fintech de México, que ayudará a mejorar el acceso a los servicios financieros, que sigue siendo un área de desarrollo. También hemos colaborado para ayudar a México a maximizar sus oportunidades de transición a una economía baja en carbono, a crear proyectos para ayudar con la gestión de poblaciones urbanas en crecimiento a través de intervenciones de ciudades inteligentes, así como trabajando en proyectos en apoyo del empoderamiento de las mujeres y su capacidad para participar en el mercado laboral o crear sus propias empresas.

Durante mi visita virtual a México, conocí empresas mexicanas que ya están en Reino Unido con la oportunidad de acceder a los diferentes programas de investigación y desarrollo que ofrecemos. Consideramos que el apoyo a las empresas, el comercio internacional y la innovación son vehículos clave para reactivar la economía global. De la misma manera, estamos trabajando internacionalmente junto con nuestros aliados como México para revertir el reciente aumento de las medidas proteccionistas en todo el mundo, que están obstaculizando la recuperación económica.

Fuente: www.eleconomista.com.mx / rodrigo.riquelme@eleconomista.mx

 

X